fbpx

#Preguntas para #autobservarme y #aprender de mí.

¿Vivir desatenta es perderse la vida?

Comentario de José Parés Pérez. Concepción, Chile

La pregunta más trascendente y que nos hacemos poco es ¿por qué estamos aquí?

Es increíble que no tengamos un interés mayor en esta cuestión y que mayoritariamente pasemos la vida sin un objetivo o sin darle un sentido a la vida que somos. Es equivalente a emprender un viaje por este planeta y llevar las ventanas cerradas del vehículo que utilicemos durante todo recorrido. Vives pero no tienes idea para qué.

Podría incluso no importar cuál sea el objetivo que persigues en tu viaje por la vida mientras lo tengas y lo logres. Pero no tener ningún objetivo o tener uno perverso, es perder la vida.

Es claro por la universal capacidad de crecimiento y de reproducción que la vida tiene un objetivo fundamental de crecer y multiplicarnos. Dar y proteger la vida. Siempre será perverso un objetivo que no apunte en esta dirección. Podemos formularnos muchos objetivos complementarios, pero el fundamental será siempre proteger la vida.

Proteger la vida, en su contexto más profundo, implica vivir en paz interior y exteriormente.

Destruyes la paz cuando te resistes a lo que te trae la vida sin importar de quien sea la responsabilidad de lo que te trae. La única forma de evitar la destrucción de tu paz interior y exterior es permaneciendo atenta a lo que vives momento a momento.

Si te resistes a lo que te trae la vida es porque no estás atenta y reaccionas automáticamente dañando tu salud y las relaciones con los demás. Es obvio, en consecuencia, que no estás cumpliendo con el sentido de la vida. Vivir desatenta es perderte la vida.