Preguntas para autobservarme y aprender de mí.

Contribución de Isabel Hernández Negrín de Las Palmas de Gran Canaria, España

 

Cuando alguien no presta atención va tropezando con todo en su camino. Crea cierto caos alrededor. Se molesta con los demás si protestan por su falta de atención, y no comprende por qué se molestan. Camina un poco ciego, tratando de reaccionar como puede a las cosas que se le acercan. Esto me recuerda a Mister Magoo, un personaje de dibujos animados de hace unos 50 años que era muy miope y le pasaba de todo, comprendía las cosas de una formas muy particular y ocasionaba muchos accidentes, sin darse ninguna cuenta. Iba dejando a su paso un reguero de problemas, cosas rotas, situaciones cómicas y personas molestas con él.

 

Cuando se sostiene la atención a uno mismo en cada momento, es como dejar de ser miope. De repente uno puede ver por qué hace lo que hace (por inseguridad, temor), o siente lo que siente (envidia, celos, deseos), ya no echa la culpa a los demás de sus errores o malentendidos, pone una óptica amable con los errores de los demás, porque es capaz de ver también los suyos, no busca personas perfectas ni persigue ser perfecto. Ya se encuentra bien así como es. Cuando este tipo de cosas suceden, el puzzle de mi vida se coloca en su lugar, y la paz deja de ser una quimera para ser una realidad en mí mismo, con la que me siento comprometido como la única forma de vida que merece ser vivida.

 

Observar tu vida con honestidad y buen humor, ¡vale la pena! Se ve todo más claro.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: