Preguntas para autobservarme y aprender de mí.

Comentario de José Parés Pérez. Concepción, Chile

 

La verdad es que Amar no es algo sencillo. El verdadero amor es un arte que se debe aprender y practicar. Amar requiere el sentir que el amado requiere de nuestra protección, comprensión, compañía y apoyo. Es darnos sin limitaciones ni retribución al ser amado.

 

Con la sola excepción para con nuestros propios hijos con los que resulta natural el amor, hemos generado temores al desprendernos de aquello que creemos que nos podría hacer falta. Estos temores a dar lo que creemos nuestro y que creemos mañana puede faltarnos, son la fuente o causa primera de nuestro egoísmo.

 

Si amar es darnos completos a los demás y el egoísmo es temer a quedarnos sin aquello que creemos necesario en nuestra vida, es absolutamente claro que no podemos amar desde el egoísmo.   

 

Si nos observamos con atención cuando nos enfrentamos con el dolor ajeno en cualquiera de sus infinitas formas podemos respondernos preguntas duras para conocernos y medir cuanto contribuimos a la falta de amor en el mundo actual. ¿Hasta donde estoy dispuesto a atender a un necesitado de ayuda? ¿Si no lo ayudo es porque no estoy capacitado para ello o porque tengo argumentos para desconfiar del necesitado? ¿Si lo ayudo pongo límites a lo dado por temor a quedarme sin aquello que necesito? ¿Si la ayuda es darle al necesitado parte de tu tiempo y dedicación, antepones excusas relacionadas con que eres una persona muy ocupada?

Decide tras tu análisis personal, ¿eres amoroso o egoísta?

 

A %d blogueros les gusta esto: