fbpx

Preguntas para autobservarme y aprender de mí.

Comentario de José Parés Pérez. Concepción, Chile

 

Vivir con un deseo que no se puede cumplir, con un anhelo inalcanzable, con un apego del que podría desligarme, son formas cretinas de vivir. Aunque se trate sólo de un propósito para la vida pero que deforma la vida presente por un objetivo loable pero lejano.

 

La vida se vive en el presente y cada presente tiene objetivo y su encanto. Demuestra falta de criterio incluso hacer vivir a los niños partes deliciosas de sus vidas para que lleguen a ser los mejores cuando mayores. Los niños deben ser niños y vivir todo su presente. La naturaleza es más sabía que nosotros y debemos respetar sus designios. La vida debe vivirse cuando es el momento. Nuestro organismo desde siempre, ha sido más sabio que nuestro cerebro, especialmente si el cerebro está afectado por apegos, deseos, sueños, etc.

 

Si cree que está siendo víctima de sus deseos y asuntos similares es imprescindible tomar cartas en el asunto pues no se trata de una banalidad, es más bien una estupidez pues no sólo se está perdiendo su presente sino afectando su futuro.

 

Las trampas en que solemos caer son típicamente el aspecto físico, las posesiones, la profesión, el trabajo, la forma de vivir, el poder, la transitoria belleza de la pareja de vida, el éxito de los hijos y otras. La cordura no tiene porqué ser un don de la mayoría de edad; puede lograrse con vivir con atención a nuestra propia vida lo que nos aporta coherencia.