fbpx

¿Nuestras acciones están condicionadas por el recuerdo?

Comentario de Isabel Hdez. Negrín, Las Palmas de GC, España

Puede que no nos demos cuenta, pero, si nadie lo remedia, somos un producto de nuestro pasado. De vez en cuando decimos “mi madre siempre decía…”, “mi abuelo me enseñó a pescar”, “mi padre me enseñó a ser fuerte”, “mi prima me enseñó a vestir bien”, “mi abuela me aficionó a leer” y tantas cosas más que nos vienen a la boca al recordar lo que nos enseñaron otros y que forma parte importante de lo que somos hoy, de cómo pesamos, de cómo nos sentimos y encaramos la vida. 

¿Te das cuenta de que somos un mosaico de recuerdos que nos impulsa a actuar según lo que aprendimos de otros? Cuando una circunstancia nos toca la tecla justa, saltamos con una reacción pregrabada en nuestra memoria. Es muy fácil actuar así, porque no tenemos ni que pensar. Ya adquirimos el hábito en el pasado. Sale solo. Hasta en los mínimos detalles que ni te imaginas.

No somos dueños de nuestra vida hasta que somos plenamente conscientes de este detallito. Y cuando digo conscientes no me refiero a que lo entiendo teóricamente, me refiero a que seamos conscientes cuando estamos actuando así, en el mismo momento. ¿Por qué en ese momento? Porque ese es el momento en que puedo introducir un cambio real de óptica, es cuando puedo ver lo que estoy haciendo y, si soy capaz, decidir hacerlo de otra manera.

Nuestra libertad está en ese detallito. Si no es así, vivimos reaccionando según dicta la memoria, el pasado, mi pasado, y eso no siempre es lo acertado o lo que realmente necesito para sentirme plena. Sentirme plena tiene que ver con ser capaz de observarme y decidir antes de reaccionar. ¿Te parece fácil? Pues ponte a la práctica. Y recuerda que decidir dar otra respuesta no quiere decir “controlarme” o “forzarme”. Recuerda siempre el primer paso: observar y darme cuenta de mi reacción.

16 de Abril Isa Nuestras REACCIONES estan CONDICIONADAS por el RECUERDO min scaled