fbpx

#Preguntas para #autobservarme y #aprender de mí.

¿Merezco SUFRIR?

Contribución de Isabel Hernández Negrin de Las Palmas de Gran Canaria, España

Muchos nos han repetido que la vida es un valle de lágrimas, pero creo que nadie en su sano juicio crea que merece sufrir. Sin embargo, muchos creen que el sufrimiento que sentimos es porque algo hemos hecho y lo hemos hecho mal. Además, lo hemos hecho mal desde que nacimos.

Con estas directrices es difícil llegar a pensar que sufrir no es necesario ni sano. Y así llegamos a pensar que uno merece tal cosa como sufrir ese castigo.

Otro aspecto que puede apoyar la idea de que merezco sufrir, es que sufrir es muy fácil y no sufrir parece estar reservado a personas muy especiales, lúcidas, sabias, inteligentes o espirituales y santas.

Yo creo que lo que tenemos es falta de formación para no sufrir y un exceso de entrenamiento para sufrir. Es así de sencillo. Estamos acostumbrados a sufrir por temer ser rechazados, por temer quedar solos, por temer al abandono, por temer a la enfermedad o a la muerte y al propio sufrimiento. Sí, también sufrimos por temor a sufrir! Hay que ver cómo lo complicamos todo.

Si te fijas ¿por qué sufrimos en todos esos ejemplos? ¿No será porque queremos huir de esas situaciones? Porque nos resistimos a lo que nos sucede: una enfermedad, una pérdida personal, un trabajo ingrato, una pareja que se va, unos pensamientos o sentimientos que me amargan, etc. Siempre que nos negamos a aceptar lo que ya es un HECHO consumado sufrimos. No por el hecho, sino porque nos resistimos pensando no merecerlo.

Nadie te ha mandado una plaga para que sufras. Quizás seas tú mismo quien está poniendo algo de su parte para poner la situación más desagradable. Quizás, temes, quizás no aceptas lo que hay, quizás no te quieres lo suficiente, quizás tienes creencias erróneas que se vuelven contra ti, quizás no aceptas la incertidumbre propia de la vida, y tantas y tantas cosas más. Todo eso que nace en nosotros o que aprendemos como temor, prejuicios, valoraciones muy parciales, querer controlar todo, odiar algo de nosotros, nos llevan a sufrir y son un buen material para que puedas observar cómo te afectan y te llevan a sufrir.

Aquí te dejo algunas pistas para que las observes en ti, porque tú no mereces sufrir si tú, con honestidad, no quieres.