Preguntas para autobservarme y aprender de mí.

Comentario de José Parés Pérez. Concepción, Chile

 

Puede que no te diga gran cosa la expresión “perder la Paz interior”. Sin embargo se trata de una forma de decir que has dejado de vivir la verdadera vida que deberías estar viviendo. El camino de la vida es el camino de la Paz. Si no lo estás caminando, estás viviendo dormido.

 

Si no captas lo que implica perder la Paz interior es seguramente porque nunca la has disfrutado o no te has dado cuenta de que la disfrutabas. En realidad la has disfrutado en tu niñez cuando tú y tu madre eran todo lo que ES para ti. Tu educación posterior te fue gradualmente alejando de la Totalidad cuando empezaste a temer y desear lo que te llevó a abandonar tu paz interior. Gradualmente fuiste dejando de SER y quisiste TENER. Empezaste a sentirte separado de los demás.

 

Es probable que en alguna época de tu vida hayas descubierto la paz interior. Hay momentos de arrobamiento en que quedas frente a algo que llama profundamente tu atención. Hace muchos años, lo recuerdo claramente por su profundidad y rareza, en una visita escolar a la playa de Santo Domingo en Chile, quedé extasiado con la vista del mar desde la playa. El supervisor que nos acompañaba me hizo ver su sorpresa al verme allí alejado y sin moverme por algo más de una hora. No recuerdo nada más que el hecho señalado por él y nada de lo que experimenté, si hubo algo.

 

Nos es muy claro que lo que nos hace perder la paz interior o tranquilidad es cualquier cosa que nos produzca una reacción interna no controlada de desagrado o molestia. Si bien es obvio no siempre lo entendemos porque vivimos siempre o casi siempre en ese estado de fastidio, molestia, angustia, preocupación, temor, deseo. Por otra parte, ni siquiera se nos ocurre, para salir de esos estados, buscar la paz interior recurriendo a nuestro interior, donde está la verdadera solución para el problema, sino que buscamos distracción que sólo nos ayuda temporalmente cuando no nos hace daños físico y/o psíquico.

 

¿Crees realmente que exista algo en tu vida que justifique el que pierdas tu paz interior?

¿Lo has pensado seriamente considerando, por ejemplo, tu imagen, tu futuro, un duelo, tu salud, una relación importante, tu éxito, otros?

¿Tienes claro lo que pones en la balanza de tu consideración cuando dices  “perder tu paz interior”?

A %d blogueros les gusta esto: