Preguntas para autobservarme y aprender de mí.

Contribución de Isabel Hernández Negrín de Las Palmas de Gran Canaria, España

 

¿Cuánto dura un instante? ¿Cuánto dura el instante presente?

Las respuestas podrían ser: Nada o eternamente.

¿Cuál es tu impresión, sin pensar?

 

Cuando uno está inquieto, frecuentemente pensando en el futuro, preocupado o abstraído, o con la cabeza en mil cosas, parece que un instante no es nada, no da para nada, sólo es una leve y veloz pisada hacia lo que me queda por hacer. Parece que en este caso vivo como caminando sobre ascuas, no puedo pararme, y el instante presente se me escurre entre los dedos. Casi no existe el presente para mí. Difícilmente mi cabeza está donde está mi cuerpo.

 

Por otro lado, si nuestra cabeza está donde está nuestro cuerpo, si no ansiamos algo diferente de lo que ese momento trae, la sensación que recogemos de ese momento presente, de ese leve instante, es de eternidad.

 

¿Has probado? Vale la pena. Si no sabes cómo hacerlo, vuelve a leer los dos párrafos anteriores. Síguelos como una receta y ponlo en práctica, pues esto no es cosa de pensar o leer, sino de hacer.

A %d blogueros les gusta esto: