fbpx

#Preguntas para #autobservarme y #aprender de mí.

¿El cuerpo es el escenario de todas nuestras vivencias?

Comentario de José Parés Pérez. Concepción, Chile

Soy el observador de un lugar que sólo yo habito y en que sólo yo siento. Nada que yo pueda sentir en mi cuerpo escapa de la capacidad de darme cuenta de que lo sentí. No me doy cuenta de todo lo que sucede en este maravilloso lugar del universo donde la vida cultiva la vida. Sucede aquí todo lo necesario para que este ser vivo perdure en las condiciones que el universo le impone.

En este milagroso lugar resido, siento, pienso y actúo; aquí experimento lo que la vida me trae. Aquí represento la obra de mi vida, siento el placer y el dolor, soporto el peso del cansancio y la liviandad de la alegría. Aquí es donde puedo gobernar sobre mi sosiego y mi sufrimiento. Soy el actor que representa esos papeles.

Las obras a representar son muy variadas y las escribo yo mismo: si estoy presente en mi, sobre el tema del amor y de la paz y si estoy ausente, sobre los anhelos, los temores, la angustia y el desaliento.

Tengo la capacidad de darme cuenta qué papel estoy representando en todo momento pero lo logro sólo si estoy presente en el ahora. Si estoy ausente es como dejar un robot actuando mi vida por mi. Y en tal caso, deberé atenerme a las consecuencias de una vida distraída.

Podemos administrar la obra que representamos en nuestro presente.

Nuestra alegría y nuestro sufrimiento no son responsabilidades de nadie fuera de mi. El cuerpo nos permite vivir lo que decidamos cuando estamos conscientes de las decisiones que tomamos.