fbpx

¿DISPARAS PRIMERO Y LUEGO PREGUNTAS?

Contribución de Isabel Hernández Negrin de Las Palmas de Gran Canaria, España 

Todo ser humano tiene al menos 2 formas de responder a cualquier situación, y que se ve muy especialmente en situaciones vividas como amenazas: puede optar por el “sálvese quién pueda” o puede optar por no alimentar ese impulso y encontrar una respuesta desde la ecuanimidad.

La primera opción, es la respuesta espoleada por el miedo, por la pura supervivencia personal o grupal, el egocentrismo puro y duro, el reflejo animal de salir corriendo el primero. La segunda opción es la de aplicar conciencia a esos impulsos y así darse cuenta del miedo y del animal que hay dentro, pero no alimentarlo. La opción consciente es la de no dejar que el miedo tome el mando pues eso solo trae confusión y desorden.

Cuando perdemos atención a lo que sentimos, vivimos manipulados por el temor a perder, a enfermar, a morir. Es un instinto tan fuerte que es muy manipulable por partes interesadas en sacar partido propio, que nos prometen tener soluciones sencillas que solo ellos saben poner en práctica.

Qué estúpidos nos volvemos cuando no somos conscientes de lo que sentimos y de paso de lo que otros pretendes hacernos sentir y manipular.

Si te prestas atención quizás veas en ti lo que a otros también sucede: que el temor nos hace malvados, manipuladores, rastreros, inflexibles, rígidos, confusos, teatralmente bondadosos. Pero también podrás ver el patrón del temor repetido en tus acciones, observarlo sin calificarlo, sin pensar,  y quedarte acompañándolo hasta que esas sensaciones se van aliviando y dejan de tomar el mando de tu vida.  

Ser conscientes de nosotros y a la vez ecuánimes nos hace poco manipulables y será más difícil caer en el pánico general, en las visiones apocalípticas o en el sesgo ideológico de tantas propuestas.

Que el temor no nuble tu comprensión ni tus emociones. De cada uno depende a donde lleguemos como sociedad. Cada pequeño acto cuenta y se multiplica en la red de nuestras relaciones. No reacciones, se consciente y elige tu respuesta de forma ecuánime.