fbpx

#Preguntas para #autobservarme y #aprender de mí.

¿Solo la consciencia es la escuela de uno mismo?

Contribución de Isabel Hernández Negrin de Las Palmas de Gran Canaria, España

Una persona que no es consciente de lo que mueve su conducta, es cómo un barco a la deriva. Siguiendo la similitud, podríamos decir que seríamos como un barco que aún teniendo radar, información meteorológica y sensores que le avisen de su estado, no tiene ordenador de abordo que analice todas las señales para ofrecer la dirección adecuada. De esta manera, el barco se encuentra indistintamente con tormentas o días de calma, con estados internos buenos o catastróficos, pero sin tener cómo gobernar todo eso, sino, más bien, siendo bamboleado por las olas o sufriendo la calma chicha. Siempre a merced de los elementos. Sin voluntad propia.
Sin embargo, cuando se es consciente del “tiempo” que reina dentro y fuera de uno y por qué, la persona gana fuerza, vitalidad y siente el poder y la responsabilidad de tomar decisiones.
Y no importa si las decisiones son las mejores, porque estará aprendiendo sobre sí mismo. La consciencia de sí es la mejor escuela porque las referencias están dentro de uno. Cuando no somos conscientes de nuestro mundo interno, solemos buscar las referencias fuera, las copiamos de otros y la mayoría de las veces no son las que nos llenarían la vida de satisfacción.