fbpx

¿Me asusta la inestabilidad que conlleva cambiar de opinión?

Preguntas para autobservarme y aprender de mí.

Comentario de José Parés Pérez. Concepción, Chile

El ser humano debería estar permanentemente preparado para cambiar de opinión. Las opiniones que tenemos suelen venir, en el mejor de los casos, de nuestros conocimientos. Sin embargo, estos son siempre limitados además de que normalmente opinamos sin tener todos los antecedentes necesarios, es decir, sin tener los conocimientos necesarios. Creemos que sabemos algo.

Es entonces totalmente natural que debemos estar preparados para cambiar de opinión frente a lo que observamos de la realidad. O, si hemos sido sabiamente cautelosos, nos informamos antes de opinar.

Permanentemente sabemos de realidades que antes ni siquiera podíamos imaginar. ¿Sabía Ud., por ejemplo, que el latido de nuestros corazones nos caracteriza? Un bebé de reciente nacimiento se tranquiliza frecuentemente sólo al sentir el latido del corazón de su madre. Se dispone de hechos que muestran que un niño que perdió su madre al nacer, se calma cuando sujeto en brazos por varias personas, lo hace cuando lo lo sostiene quien dispone del corazón trasplantado de su madre. Asombro, bastedad, increíble por su belleza!

Podría citar miles de asuntos de reciente revelación por la ciencia y que han contribuido al logro de reemplazar creencias de todos tipos muy acendradas en el humano.

La vida es tan maravillosa que, cuando estamos presentes en ella real y cabalmente, permanecemos abiertos a descubrir y admirar todas y cada una de sus manifestaciones. Las creencias nos encadenan y nos producen temor ante lo desconocido. SOMOS MARAVILLOSOS y eso es todo lo que necesitamos saber para vivir admirándonos de nuestra grandeza.

La vida es maravillosa; no atender a su belleza hace surgir nuestra inestabilidad y negatividad.