fbpx

Preguntas para autobservarme y aprender de mí.

Comentario de José Parés Pérez. Concepción, Chile

 

Es un principio abundantemente presente en la naturaleza usar los caminos para proceder a lo que sea que menos esfuerzo o energía nos exigen.

 

Si queremos saber sobre algo no usamos siempre la investigación personal sobre lo que queremos saber, sino que, preferentemente, le preguntamos a quien creemos que puede saberlo.

 

Es más, ni siquiera nos inquietamos por confirmar que el consultado efectivamente sepa sobre lo que queremos aprender. Simplemente nos dijeron que sabía, lo creímos y procedemos a preguntar y confiar que se nos ha dicho la verdad. Todo en corto tiempo, poco esfuerzo y resultado probablemente no efectivo.

 

Puede haber temas en la vida en que aprender de esa manera puede llegar a ser muy peligroso y dañino. Si quiere saber quien es el mejor jugador de fútbol en el mundo, pregúntele a quien quiera. Pero no haga eso con todo pues, en lo importante, la verdad debe ser reconocida por Ud. mismo o no ha aprendido nada.

 

En consecuencia, si confía en sus creencias, no puede aprender. La mayor parte de los conocimientos que requerimos para la vida pueden ser comprobados observando la realidad ya sea personalmente o a través de los que investigan sobre ella.  Ese es el único camino conocido para tener acceso a la verdad.

 

Es natural que si Ud. quiere saber, quiere aprender sobre algo, no puede dar crédito a los que CREEN sobre ese algo. Debe necesariamente recurrir a los que conocen la verdad sobre lo que quiere saber. Si no los hay porque se trata de algo que todos ignoramos, pues sólo Ud. puede decidir cómo manejar su vida con esa ignorancia si es que ella tuviera algún efecto en lo que vive.

 

De todas maneras, si observa atentamente su propia vida y sus relaciones, puede fácilmente contestarse sus inquietudes sobre la vida y la forma en que ésta debe ser vivida para su bien y el de todos los que le rodean. La observación atenta y coherente le enseñará muchísimo más que sus creencias, especialmente cuando ellas pueden quitarle sentido a la vida en armonía, coherencia y sosiego.

 

A %d blogueros les gusta esto: