Preguntas para autobservarme y aprender de mí.

Contribución de Isabel Hernández Negrín de Las Palmas de Gran Canaria, España

 

El pensamiento nos parece una maravilla, capaz de desvelar la realidad, de iluminar la vida, de alumbrar el futuro. Algo que trae siempre soluciones nuevas, creativas. Algo casi milagroso que sale como de la nada.

 

Sin duda que es un recurso estupendo, y hoy quisiera que vieras y observaras de donde sale lo que pensamos. Las ideas no salen de la nada ¿pero de dónde salen?

 

Nuestro pensamiento siempre acude al pasado a buscar los ladrillos con los que construye ideas, creencias, juicios o interpretaciones.

 

Así también lo que pensamos sobre nosotros viene de nuestra memoria; de lo que decían los padres, los abuelos, los maestros, los compañeros y amigos, los jefes… y de interpretaciones que hicimos, de modelos que elegimos, de modas que seguimos…

 

El pensamiento asocia los estímulos nuevos con los que guarda en la memoria y propone dar hoy una respuesta parecida a aquello similar que vivió una vez. Siempre trabaja con clichés, categorías, imágenes fijas, que tienen la virtud de aparecer rápidamente y de orientar una respuesta sin meditar, sin observar.

 

A lo largo del día, les invito a observar de dónde sale lo que acabamos de pensar. Ver si hay algo realmente nuevo o algo realmente fiable, confiable, que dé credibilidad a la respuesta que damos a una situación específica. Quizás puedas ver que nuestros pensamientos son un remix del pasado con un poco de sal de episodios más recientes (pero también pasados).

 

Una desventaja de esto es que damos respuestas antiguas a situaciones que requieren otra mirada. Más que respuestas meditadas, se trata de reacciones enlatadas o precocinadas.

 

Observa si eres capaz de pensar, de elaborar ideas totalmente nuevas y creativas. ¡No es nada fácil!

 

A %d blogueros les gusta esto: