fbpx

¿Desear es adictivo?

Contribución de Isabel Hernández Negrín de Las Palmas de Gran Canaria, España

¿Qué te promete el vivo deseo de un helado o un encuentro especial con amigos especiales o hacer el viaje de tu vida?  ¿No te promete una gran satisfacción, una enorme alegría?

El deseo siempre promete eso y por eso mismo es adictivo. Y aunque esa satisfacción pueda ser efímera tiene mucho tirón.  Y como la satisfacción es corta, nos invita de inmediato a desear otra cosa para alargar la satisfacción.

Observa cómo se comporta el desear en ti. Trata de observar hoy esos pequeños deseos que prometen la satisfacción. Puede ser el deseo de salir a tomarte un café, o salir a ver una película atractiva, comprarte ese libro tan interesante o comprarte ese vestido tan bonito.

Observa el deseo y observa esa misma reacción en otras áreas de tu vida. Tiene interés darse cuenta de cuando uno está haciendo algo solo por la satisfacción momentánea que conlleva.

Descubre el mecanismo del deseo!