Preguntas para autobservarme y aprender de mí.

Contribución de Isabel Hernández Negrín de Las Palmas de Gran Canaria, España

Es una pregunta muy grande para tan poco espacio. Además, querer explicar esto sería como explicarte cómo sabe una fruta que nunca has probado. O cómo es un lugar estupendo que te ha hecho sentir maravillosamente. Seguro que terminarías diciendo, mejor lo pruebo, o mejor voy a conocer ese sitio, porque si no, es imposible saberlo ¿Me entiendes?

Quizás te quede cierta curiosidad, quizás te den ganas de averiguarlo y probar, pero la explicación no será nunca, nunca suficiente ni clara para ti. Para liberarse del sufrimiento no hay un mapa, o un manual de procedimientos al uso. El mapa más claro se hace en la medida en la que se avanza. Trato de darte alguna pista y te hablaré más bien de actitudes.

Estar abierto a experimentar.

Estar dispuesto a dudar de la efectividad de tu forma de hacer ciertas cosas y cuestionártelas.

Estar dispuesto a darte cuenta de que reaccionas y te comportas de forma automática, sin que medie casi ninguna voluntad lúcida sobre lo que haces.

Estar dispuesto a cuestionarte los juicios y creencias que tienes y que son sólo un precario mapa del mundo, que causa violencia y divisiones.

Estar dispuesto a prestar atención a los hechos y no a las interpretaciones que haces de cada hecho.

Estar dispuesto a perder el temor o, al menos, a no moverte por su causa.

Estar dispuesto a darte cuenta de que tu temor es el motor de tus decisiones y no otra cosa.

Y todo esto con mucha alegría y sentido del humor!

Quizás, como ya te dije, esto no te aclara nada. Seguramente. Por eso te invito a que te sumerjas suavemente en un curso gratuito de nuestro campus online. Espero que estés dispuesto a descubrirte y conocerte mejor; a soltar lastre y ganar alegría.

A %d blogueros les gusta esto: