Cómo nos distraemos al darle nombre a lo que experimentamos