2013/06/17 Artículo en la Caja Abierta ¿Mindfulness para tratar el Alzheimer?

Ejercicios de atención al presente en el geriátrico El Pino, en Gran Canaria. / LACAJABIERTA.ORG
Ejercicios de atención al presente en el geriátrico El Pino, en Gran Canaria. / LACAJABIERTA.ORG

¿Mindfulness para tratar el Alzheimer?

Un matrimonio jubilado pone en marcha en un geriátrico de Canarias un proyecto de atención al presente de manera altruista

Por La Caja Abierta
17/06/2013 Innovación Social, Reportajes

LA CAJA ABIERTA | La primera vez que el psicólogo Domingo Quintana acudió a un curso de meditación budista por recomendación de una colega de trabajo, en 2006, no fue muy agradable en un principio. Durante diez días se levantó a las cuatro y media de la mañana para permanecer meditando hasta las nueve y media de la noche. Prácticamente no hizo otra cosa.

La experiencia de Esteban Rojas fue bien distinta. A los 15 años -ahora tiene 63- hizo su primer retiro solitario en Mar de Ajó, una zona costera al sur de Buenos Aires. Quedó algo delgado por el ayuno, pero ese momento de inspiración le ha acompañado toda su vida.

El destino quiso que Domingo y Esteban se conocieran en Las Palmas de Gran Canaria hace año y medio. El primero como psicólogo del geriátrico El Pino, y el segundo como hijo de una paciente con Alzheimer, pongamos María para respetar su privacidad. Cuando Domingo le explicó a María un sencillo ejercicio de atención al presente o mindfulness, Esteban descubrió que lo que él mismo había estado practicando desde siempre, también le podía servir a su madre.

“Parecía una conjunción natural. Nos empezamos a reunir los sábados por la tarde en una cafetería, y fue surgiendo la voluntad de darle forma a un proyecto”, comenta Esteban, siempre con el apoyo y el trabajo de su mujer, Isabel Hernández. Al cabo de una semana ya tenían un esbozo del plan. A la otra, los ejercicios en powerpoint. A la cuarta semana ya había un guión preparado con más de 20 encuentros. Comenzaron el 26 de enero de 2012 y lo llamaron El gran juego de la vida atenta.

Esteban puso su experiencia personal, y Domingo una investigación previa con pacientes con demencias, estudio que acaba de lograr el primer premio en el 55º Congreso de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología.

Participaron voluntariamente ocho de las diez gerocultoras de la planta 11 del geriátrico El Pino, donde se llevó a cabo el experimento. “Marcamos un calendario de encuentros una vez por semana durante un año, con objetivos de trabajo personal. Se hizo una evaluación inicial para determinar el nivel de estrés del los gerocultores, alimentación, si dormían bien… Las primeras semanas no se superaban los cinco minutos de atención al presente por día. El avance era muy lento, y a ellos mismos se les aparecía como dificultoso. A los seis meses ya había quien hacía una hora al día. Los que alcanzaron esas cotas habían superado sus problemas con el sueño, mejorado su nivel de sosiego y confesaban por escrito que realmente les había cambiado la vida”, explica Esteban.

El inconveniente de la segunda parte era que los pacientes, por su enfermedad, no podían ejercer una atención voluntaria. ¿Cómo se hizo? “Cuando iban caminando de una sala a otra, el gerocultor le recordaba al paciente: ‘Ahora siento que piso con el pie izquierdo’. Y a continuación, ‘ahora con el pie derecho’. De esta manera se ayudaba a los usuarios a mantener conciencia de que estaban pisando”, continúa Esteban.

Para Domingo es interesante que en su estudio previo no se produjera una involución estadísticamente significativa. “Todos los tratamientos farmacológicos demuestran una mejoría a los seis meses, y después se va perdiendo puntuación. Que se haya conseguido con una consistencia de dos años… No hay ningún otro tratamiento que demuestre eso”, comenta. Una experiencia que va en la línea de investigadores como la estadounidense Lucia McBee, pionera en la materia.

“No es una contribución empírica, sino observacional. Pero hay un indicador claro -explica Domingo-, en la planta 11 hay armonía. Lo normal en pacientes con demencia son trastornos de conducta, que se transmiten además a los trabajadores. En EEUU otros estudios muestran mejora en la conducta y dentro de las capacidades instrumentales, limpiar, cocinar, manejar el dinero. Lo que no había eran suficientes evidencias de que mejorara la cognición, y eso es lo innovador”.

¿Qué opinan los pacientes? Con lógicas limitaciones a la hora de comunicarse, expresan un sentimiento de bienestar. En la sala de terapia, Domingo y Eva Febles, gerocultora de 36 años, ponen música clásica por la televisión de la sala, mientras esta proyecta imágenes de puestas de sol o amaneceres. “Mira las caras, sentirse bien les ayuda mucho”, comenta Eva.

“Una llega por la noche a su casa y piensa más optimista”, dice Jovita, de 88 años, tras escuchar la música durante unos minutos. Silvia, de 86, piensa igual. “Me ayuda, porque uno va perdiendo la memoria”.  Sixto, de 76, asiente a lo anterior. Sebastiana responde a la voz en off que sale de la televisión: “Yo también estoy contenta de estar aquí contigo. Yo también atiendo y me siento feliz con la vida”, dice con tono simpático.

Mientras los ejercicios de atención plena ya están integrados en este centro de día como parte de la rutina diaria, Isabel y Esteban siguen difundiendo El gran juego… En este momento se encuentran trabajando con los profesores de un par de colegios, y han creado la Asociación Canaria para el Desarrollo de la Salud a través de la Atención. Pero Esteban lo deja claro: “Nuestra motivación es la contribución, ningún otro factor. Todas nuestras producciones están sujetas a Creative Commons. El manual que se está difundiendo en la web, escritos, vídeos… Nunca hice negocio con cosas vinculadas a la atención al presente. Siempre lo consideré algo personal, o en dinámica solidaria”, explica

http://lacajabierta.org/2013/06/mindfulness-para-tratar-del-alzheimer/