2012/11 Enfermedad de Alzheimer y tratamientos no farmacológicos: Resultados en el área cognitiva del estudio longitudinal Canarias.

Comunicación presentada en el XXV Congreso de la Sociedad Canaria de Geriatría y Gerontología, noviembre de 2012.

Domingo Jesús Quintana Hernández1,2,4, María Teresa Miró Barrachina2, Angelo Santana del Pino3, José Esteban Rojas Nieto4, Isabel Hernández Negrín4 y Norka Aguilar Zerpa.

1 Grupo Sanitario ICOT. 2 Universidad de La Laguna. 3 Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. 4 Sense-tool & “laatencionalpresente.com“.

INTRODUCCIÓN

El estudio longitudinal Canarias sobre enfermedad de Alzheimer ha intentado diagnosticar de forma precoz la EA y poner en marcha programas de entrenamiento cognitivo tradicional e investigar un entrenamiento basado en mindfulness.

OBJETIVO

Valorar la eficacia de la terapia combinada entre donepezilo y tratamientos psicológicos (estimulación cognitiva, programa de cuidados basado en mindfulness o relajación tipo Jacobson) en los enfermos de Alzheimer.

MATERIAL Y MÉTODOS

Se realizó una evaluación inicial a 495 personas que querían participar en el estudio y se seleccionó a las que cumplían los criterios de la NINDS-ADRDA. Se aleatorizaron los enfermos en los grupos experimentales a simple ciego y se midieron las variables semestralmente durante dos años. La población de estudio quedó constituida por 161 personas mayores, distribuidos en tres grupos experimentales y uno control. Las pruebas aplicadas en el área cognitiva fueron MMSE, MEC, AMT y CANCOG.

RESULTADOS

Hemos realizado análisis no paramétricos (p<0,05) de Kruskal-Vallis para los 4 grupos y de Mann-Whitney con la corrección de Bonferroni para pares de grupos (p<0,008). Se encontraron diferencias significativas en todas las variables evaluadas desde los 6 hasta los 24 meses. Las diferencias han sido significativas a favor del grupo de mindfulness y estimulación cognitiva, no existiendo diferencias significativas entre estos grupos.

CONCLUSIONES

El tratamiento no farmacológico basado en mindfulness y el programa de estimulación cognitiva han mostrado ser significativamente mejores para el control del deterioro cognitivo que la relajación progresiva de Jacobson o el grupo control de atención estándar. Es necesario seguir estudiando en esta línea para confirmar estos resultados.