2011/09 La necesidad de vivir en el presente

Voluntariado de Isabel Hernández Negrín y José Esteban Rojas

 Plan teórico practico de “promoción de la atención voluntaria al presente”

Centro socio sanitario del Pino. Planta 11.

Las Palmas de Gran Canarias- España

                                                        2011 Septiembre

Quiero que recordemos los deportes de alto riesgo. Quiero que recuerden lo que dicen los que lo practican: “me siento vivo”, “siento una gran fuerza dentro de mi”, “soy yo con la naturaleza”, “los sentidos se abren”, etc.

También se puede experimentar algo parecido cuando ante un espectacular amanecer o atardecer, o un paisaje de ensueño o una música especial nos quedamos boquiabiertos. Sentimos que solo somos ojos y oídos y nuestra respiración cambia.

¿Qué es lo que realmente sucede? Prescindiendo de la cantidad de adrenalina del deporte de riesgo, observamos que lo que tienen en común todas las situaciones es que estamos viviendo el momento. No hay divagación, estamos volcados en la experiencia.

En las situaciones de riesgo no hay tiempo para divagaciones sin sentido porque podemos perder la vida. No tiene sentido alguno estar en el pasado o en el futuro. Tenemos toda la atención en el presente y eso nos hace sentirnos vivos.

Lo mismo sucede con el caso del amanecer espectacular. Lo captamos todo sin palabras, sin prisa, no hay ansiedad, ni pasado, ni futuro. Solo existe el momento y lo que siento.

Sentirnos vivos, así de vivos, vivos de una manera contundente es una necesidad. Si no la satisfacemos viviremos, pero solo viviremos porque no estamos muertos y no porque queramos o sintamos que vale la pena vivir.