2011/11 Los Supuestos

Voluntariado de Isabel Hernández Negrín y José Esteban Rojas

 Plan teórico practico de “promoción de la atención voluntaria al presente”

Centro socio sanitario del Pino. Planta 11.

Las Palmas de Gran Canarias- España

                                                        2011 Noviembre

La práctica del diálogo nos ofrece la posibilidad de observar nuestros pensamientos y aprender a reconocer los supuestos o creencias que impiden nuestro aprendizaje personal y el de  la comunidad. Los supuestos o creencias que impiden nuestro aprendizaje personal  y el de la comunidad suelen estar en la base de nuestros comportamientos y son difíciles de reconocer, pues nos identificamos con ellos. Creemos que somos lo que pensamos, aunque estos pensamientos no se sostengan en una base sólida.

En la identificación con los supuestos es donde reside la raíz de los conflictos personales y los de la comunidad Aceptar los supuestos que detectamos, nos desidentifica de ellos y de los conflictos asociados. En el ejercicio del diálogo, cuando detectamos un conflicto, podemos reconocer que éste está ligado a la identificación con un supuesto. Al aceptar esto, el pensamiento pierde fuerza permitiéndonos ser más creativos y menos reactivos.

Los supuestos o creencias modelan nuestra forma de pensar e interpretar lo que percibimos. Si no los detectamos, los supuestos, o creencias, impedirán nuestro desarrollo personal y el de la comunidad. Necesitamos superar los supuestos para capacitarnos y hacer aquello que necesitamos realizar.

La divagación nos hace perder contacto con la realidad. Y esta desconexión de la realidad facilita que el pensamiento nos lleve a confundir nuestras creencias o supuestos con  la realidad. La divagación activa el mecanismo del engaño por el cual confundimos a la realidad con la interpretación que hacemos de ella.  Por eso es fundamental, si pretendemos detectar nuestros prejuicios, el mantenernos “atentos al presente”. Pues al mantenernos “atentos al presente” conectamos con la realidad.

Al reconocer y aceptar un supuesto, asociado a algo o a alguien, nos deja un espacio de libertad para observar la realidad con ojos nuevos.

El aprendizaje que surge al detectar y superar los supuestos que nos impiden aprender, cambia nuestra percepción del mundo y nuestra relación con él. Al cambiar nuestra percepción del mundo y nuestra relación con él, contribuimos a nuestra coherencia y armonía personal.