2011/11 La atención al presente para niños

2011 Noviembre

 La atención al presente para niños

La atención al presente es la coma que puede cambiar la dirección de nuestra vida. Una coma tiene la virtud de cambiar el significado completo de una frase. La atención al presente tiene esa misma virtud, pero lo que cambia no es el significado de una frase sino el de nuestra vida. No es poca cosa. A pesar de ser cosa tan valiosa es raro que se nos enseñe a vivir con los ojos de la atención al presente. Al nacer y crecer esta habilidad se nos supone, igual que al soldado su valor.

Sin embargo, no nacemos con ella y, además, todos los agentes que inciden en nuestra vida parecen confabularse para alejarnos cada vez mas de ella.

El momento presente es lo único que existe, es donde únicamente podemos actuar, sentir, pensar, etc. No obstante, todo nos lleva a usar el presente para recordar el pasado, quejarnos del pasado, anhelar el pasado así como también prepararnos para el futuro, temer el futuro, ensoñar con un futuro mejor, imaginarnos diferentes en el futuro, tener cosas o status en el futuro, etc. Así nuestro presente, en fin, nuestra vida desaparece bajo capas y capas de recuerdos y pensamientos divagantes que nos sacan del presente: el único tiempo del que disponemos para vivir.

Tratamos nuestro pasado y nuestro futuro como si realmente tuvieran una entidad independiente de nosotros mismos. El pasado no es más que recuerdos, bits de información de otros momentos ya inexistentes y lo que llamamos futuro son solo hipótesis imaginativas que elabora el pensamiento tratando de anticiparse y salvarnos de aquello a lo que tememos. Pero solo existimos aquí y ahora. Tenemos una vida y ésta existe solo en este momento.

Atender al presente es, pues, atender a nuestra vida como quien escucha una bella música con todos los poros de su cuerpo. Esta aparente pequeña habilidad nos salvará la vida. Nos permitirá aprender a observar y auto-observarnos y a discernir con claridad, responsabilidad y libertad lo que necesitamos hacer en cada momento.

La atención se puede desarrollar mucho más fácilmente cuando somos niños. Por este motivo hacemos hincapié en la importancia de su enseñanza desde la infancia hasta que se convierta en una forma sana de vivir.