2010/09 Consideraciones para mantener la atención

Vivir atento a lo que esté viviendo me proporciona armonía y sosiego. Y esto sucede porque al vivir atento a lo que esté experimentando conecto con lo verdaderamente importante de mi existencia: mi Vida, que solo es posible vivirla en el presente.

Mantener intencionadamente la atención a lo que esté viviendo requiere práctica y esfuerzo. El mejor enfoque para proponérmelo, no es el  perseguir estar atento como si  fuese un objetivo, sino el observar lo que vivo sin intervenir, acompañando lo que sucede como simple observador.

Para proporcionarme la armonía y el sosiego de  una vida atenta a lo que experimente, puedo incorporar algunas consideraciones respecto a mis pensamientos, sentimientos, acciones y mi cuerpo:

1-Con respecto al pensamiento, “experimentar  interés por mí”.

2-Con respecto a la emoción, “sentir afecto por mí”.

3-Con respecto a la acción, “acompasar mis movimientos con mi respiración”.

4-Con respecto a la salud del cuerpo, “ajustar mi alimentación y actividades físicas a lo que comprenda como necesario”..

Al poner en práctica estas consideraciones, encontraré la orientación y el conocimiento necesarios para sostener y desarrollar la armonía y sosiego que surgen de una vida atenta. Podré evitar uno de los habituales engaños en los que sigue cayendo el hombre y prescindir de “buscar la orientación fuera de mí mismo”.